Trenzando Ilusiones

Desafíos de la crisis del agua en La Paz

En 2007 el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático) encargó a un grupo de expertos un informe especial sobre Cambio Climático y Agua. Una de las conclusiones de este informe especial era, entre otras cosas, que nada de lo que hemos conocido como patrones del ciclo hídrico y como tecnologías de gestión del agua serian una referencia certera para enfrentar la magnitud de la crisis del cambio climático en curso. El informe completo está a disponibilidad del público en la página de la Convención de Cambio Climático las NNUU y, por supuesto, es una información que está a disposición de los gobiernos –con un apartado que contiene un resumen especial para tomadores de decisiones y responsables de políticas- junto a todos los reportes del IPCC el último de los cuales, el AR5 (2014), remarca la necesidad de dejar los combustibles fósiles bajo tierra, abandonar la práctica de la deforestación y transitar hacia energías renovables.

En las últimas semanas la falta de agua, los incendios y la sequía han golpeado el territorio boliviano y han delatado no solamente la dimensión de la crisis climática, sino la enorme debilidad de una gestión que debería estar obligada hoy a encarar la transición urgente a sistemas de energía y gestión sostenible de bienes comunes como son el agua y la alimentación que se enfoquen en el contexto de estos dramáticos cambios globales.

Bolivia y su gobierno han sido emblemáticos en la propuesta de justicia climática, el derecho humano al agua y los derechos de la madre tierra en el contexto internacional. De hecho, fueron las movilizaciones por el derecho humano al agua en Cochabamba y El Alto y los cambios constitucionales con el mismo principio las que iniciaron esta etapa de cambios políticos. Sin embargo, poco de lo que se dijo se ha hecho en el país y -peor aún-, el gobierno ha actuado contrariamente a estos principios al exacerbar un desarrollismo extractivista basado en la industria fósil, la minería salvaje y el impulso a inversiones enfocadas en el crecimiento del PIB, sin invertir coherentemente en lo que realmente cuenta para la calidad de vida de la población y el cuidado de la Naturaleza. Los principios de la “guerra del Agua” se convirtieron en manos del gobierno en una “cruzada por el gas y el dinero” con impactos muy graves en nuestros ecosistemas y la calidad del agua. Es decir, así como no se han tomado previsiones destinadas a implementar criterios de adaptación y mitigación al cambio climático en la gestión del agua, tampoco se ha considerado que un extractivismo que produce emisiones por deforestación, mantiene el ciclo de los combustibles fósiles y contamina el agua en la Amazonía y en el altiplano y los valles con la minería desaprensiva, es parte del problema.

La crisis del agua en La Paz, Potosí y Oruro han puesto en evidencia la grave crisis climática causada por el desarrollo industrial global que impulsan los poderosos, pero también las debilidades del modelo boliviano, el zafarrancho de la gestión pública y de la lectura oficialista machista del mundo (“si ellos pueden, por qué no nosotros”) en una etapa en que se requiere encarar urgentemente y con seriedad la transición energética y social. Es más, esta crisis está golpeando con mayor fuerza a los mas pobres y vulnerables; en particular a las mujeres y los niños, que se pasan horas de horas esperando los carros aguateros y trasladando baldes a su casa. La falta de información clara y anticipada a la población, la ausencia de previsión y planificación para asegurar “el agua como derecho humano” han caracterizado la política del agua que debería ser considerada una prioridad nacional en tiempos de cambio climático, pues el tema no sólo es EPSAS -Oruro, Potosí y otras regiones están sufriendo igualmente-, es un problema estructural que parece que las autoridades esperan que la lluvia resuelva, esperando ahora que la Madre Tierra les haga caso.
El presidente del Senado boliviano ha declarado que EPSAS debería “pedir perdón de rodillas a la población e irse a su casa”, como si el gobierno del MAS no tuviera ninguna responsabilidad en toda esta crisis y alentando con esta declaración un clima de violencia, cuando de lo que se trata es de encontrar soluciones pacíficas y de largo aliento para responder al inmenso desafío.

Esta crisis está mostrando la necesidad de un cambio urgente. La Paz podría ser un departamento líder en transición energética por las características de la radiación solar que tenemos en el Altiplano y en las ciudades para evitar depender de energías fósiles que destruyen bosques y contaminan fuentes de agua, podría fomentar la creación de embalses y captación de agua, podría impulsar la regeneración y restauración del ecosistema de Los Yungas, de nuestra región amazónica y de los ecosistemas urbanos como fuentes naturales del ciclo hídrico que ahora están deforestadas por una producción insostenible y depredadora.

Es momento de exigir, no a EPSAS, sino al gobierno central que deje de invertir en proyectos caros y de dudosa efectividad y destine nuestro dinero en de captación local, reciclado y purificación del agua bajo un enfoque de restauración de la naturaleza, adaptación al cambio climático y preocupación por la gente. Y, así como estamos pidiendo a los ciudadanos que dejen de lavar sus autos malgastando el agua potable innecesariamente, pedirle al gobierno que detenga, entre otras cosas absurdas, la construcción del anunciado Centro de Investigación Nuclear en El Alto (300 millones de $us.) que, por cierto, usaría el agua que ya no hay.

 

Anuncios

Un comentario el “Desafíos de la crisis del agua en La Paz

  1. Pingback: Batzorde Ekosozialista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 17, 2016 por en Ecofeminismo.
A %d blogueros les gusta esto: